top of page

Mi tipo de true crime no es cómo imaginas

Historias terciopelo, tesoros encontrados y gente que me cuenta secretos.

¿Te has planteado cuántos secretos se esconden a tu alrededor? La panadera a la que le compras el pan de Kamut, tus profesores del colegio, tus padres, esa chica ciber amiga a la que sigues por redes suspirando por tener una vida igual a la suya, tu amiga a la que le cuentas casi todo, tu pareja o incluso tu propio reflejo, todos guardamos un cajón lleno de ellos en nuestro interior. Yo los guardo que te escribo y tú los guardas, que me lees.

Desde niña siempre he sido una persona a la que la gente ha confesado sus secretos, a medida que voy creciendo soy más consciente de la responsabilidad de este don y de si realmente a mi me beneficia. Me he enterado de muchas cosas que quizás habría preferido no saber. La ignorancia, la venda que ponemos, con esperanza ingenua sobre nuestros ojos, ¿de verdad, puede escapar al conocimiento de nuestro cuerpo?

El ser humano es morboso por naturaleza, quizás para algunos este sea su mayor secreto, mostrando la máscara de alguien ajeno a todo chisme. Por eso tanta gente disfruta de los True Crimes. Meterse en la mente de un psicópata es algo que nos fascina, un mar donde intentamos bucear para poder saber llegar a la orilla. Si algo he aprendido es que en esta vida hay que pensar en el después de lo que haces y yo puede que después de ver una serie violenta o sobre asesinatos rocambolescos no vaya a dormir bien.

Tengo dos certezas: la primera es que me gustan los secretos y la segunda es que los atraigo. Por eso te he recopilado mi tipo de secretos o historias extrañas favoritas. El tipo de cosas que me producen como yo le llamo: el momento terciopelo. Un pellizco a tu corazón un no-sé-que atravesando tu espina dorsal. Mi tipo de True Crime son pequeños tesoros que nacen de un misterio.

  1. Los Modlin:

Esta es una historia que descubrí durante mi primer año viviendo en Madrid mientras estudiaba mi Máster en fotografía. Las épocas en las que mi vida se sostiene por el peso de la fotografía y sus misterios, son las más felices que he tenido en mi vida o que luego recuerdo con más cariño. Esta historia me fascinó desde el principio. A Paco Gomez está historia le llego por causalidad, un día que caminaba por la calle Pez, cuando encontró las fotografías que alguien había tirado de una familia peculiar, hasta ese momento desconocida para él. Resulta que esta familia eran Los Modlin, el padre actor de reparto, la madre una pintora obsesionada con la prosperidad y un hijo modelo y locutor de radio. Su archivo era brutalmente surrealista, de una modernez que ahora está a años luz. Paco hizo un documental que so recomiendo encarecidamente y más tarde escribió un libro, el canal que me hizo conectar con esta historia.





Esta entrada pertenece a The Star of my Throat, pincha aquí si quieres leerla completa y suscríbete :)))



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page