top of page

Hinds: “Siempre tuvimos claro que seguiríamos con la banda por mucho que se nos criticara”

10 preguntas a las Girls from today de la primavera-verano de 2024


Dijeron que "sí" a Girls from today mucho antes de que Girls from today fuera lo que es hoy. Quizás por eso, encarnan el espíritu de esta comunidad de mujeres creativas, contestatarias y altamente inspiradoras. Ahora, Hinds son solo ellas: Ana Perrote y Carlotta Cosials. A dúo, emprenden un nuevo capítulo en la historia de este grupo madrileño que echó a rodar en 2011 bajo el nombre de Deers. Aunque la industria etiquetó su sonido como garage rock, lo que define a estas virtuosas de la composición, los instrumentos y el directo es su estilo aparentemente espontáneo, siempre desenfadado y energético. Y lo que nos engancha al resto. Especialmente a todas las que alguna vez soñamos con tener una banda de chicas.



O las amabas o las odiabas. En la escena musical, y fuera de ella, sus éxitos –tocar en Glastonbury, Coachella y South by Southwest (SXSW)– han generado ambas reacciones. Puede que por entonces no fuéramos capaces de ver tan claro que quienes fruncían el ceño al oír su nombre lo hacían promovidos por un machismo paralizante ante la idea de que una mujer haga las cosas bien, disfrute con ello y, para colmo, triunfe. Y si lo hacía acompañada de más mujeres, sin un hombre cerca al que atribuir sus méritos, peor aún. Por eso, Hinds siempre fue mucho más que un proyecto musical: un reflejo de que la misoginia era casi lo único capaz de poner de acuerdo a las grandes corporaciones y al underground.


Herederas del descaro de Las Vulpes pero con la carga romántica de los iconos del pop de los 90, Hinds sigue siendo lo mismo, pero diferente. Su nuevo sencillo, Boom Boom Back, en colaboración con Beck, lo confirma. En conversación con Ana Perrote, descubrimos cómo Carlotta y ella han transitado un tiempo de cambio, se han ilusionado de nuevo y cuentan los días para el lanzamiento de un álbum cuyo título no podía ser más oportuno: Viva Hinds.






1. Ana, ¿en qué momento vital estáis?


Joder, estamos en el mejor momento de nuestras vidas desde hace al menos cuatro años. Estamos muy emocionadas. Es verdad que estamos aplastadas por el trabajo, con muchísimas cosas que hacer, pero nos han dicho que todo está yendo genial con las playlists y el release. ¡Así que muy felices!


2. ¿Cómo afrontáis este nuevo capítulo de Hinds?


En otros releases hemos sentido más miedo o presión, o expectativas. Pero hemos tenido cuatro años de muy mala suerte. Llegamos a un punto en que dejamos de esperar que el contexto cambiara para poder continuar. No teníamos discográfica, ni management, y dos chicas de la banda se fueron. Perdimos mucho de lo que habíamos construido durante tantos años de trabajo. A raíz de la pandemia, vino un efecto dominó y todo se desmoronó. Entonces, decidimos dejar de esperar y dijimos: "Hasta aquí hemos llegado. Vamos a hacer un disco, sea como sea, nosotras dos solas, aunque tengamos que grabarlo en casa". Poco a poco, empezamos a cambiar el chip, todo empezó a solucionarse y a ponerse en su lugar. Así que para nosotras, solo sacar este disco ya es un éxito en sí. Las expectativas no son como antes; la propia expectativa es sacar este disco, compartirlo, y seguir siendo una banda. Estar cuatro años sin sacar música y dos sin dar conciertos ha sido horrible. Nos privaron de todo lo bueno de este trabajo: la música en directo y la grabación. Así que ahora solo tenemos sensaciones buenas, muchísima ilusión y alegría.



3. ¿El cambio en la formación viene acompañado de un nuevo sonido?


Lo grabamos en Francia, en dos casas y dos estudios que montamos nosotras mismas. Es el primer disco entero compuesto solo por nosotras dos, y creo que se nota la libertad y el espacio que hemos tenido. No estar en un estudio con miles de guitarras, baterías y demás, nos hizo valorar más lo que teníamos. Los pocos elementos que utilizamos en todas las canciones hacen que el disco sea más sencillo, puro, crudo y muy honesto.


4. De ser cuatro a ser dos. ¿Cómo se organiza vuestro día a día?


Cada día es diferente. Hay días que tenemos entrevistas desde casa, días que quedamos en mi casa o en la de Carlotta, días que nos dedicamos a la dirección de los videoclips, y días que ensayamos o tenemos reuniones con nuestro equipo. Lo guay de este trabajo es que no hay dos días iguales. Nuestra estrategia ahora mismo es trabajar todo lo que podamos, como si estuviésemos empezando el grupo desde cero. Esa energía de cuando empiezas un proyecto es la que tenemos ahora, aunque llevemos diez años en esto.




5. ¿Tenéis ganas de hacer las maletas?


Sí, viajar nos permite conectar con gente de Japón, Australia, Albacete y París a través de nuestras canciones. Es muy fuerte. Además, nos mantiene muy humildes. Un día teloneamos a Coldplay para 5000 personas y al siguiente tocamos en un garito funky en un pueblo de Estados Unidos. Viajar tanto nos pone en perspectiva, nos ayuda a no creérnoslo demasiado y nos recuerda que el mundo es muy grande.


6. Hablando con mujeres jóvenes de la escena musical, la llamada GenZ, sois todo un referente para ellas. ¿Os reconocéis como tal?


No sé si me reconozco como tal, porque soy yo y tengo mis vivencias, pero me halaga muchísimo y me hace muy feliz. Cuando empezamos hace diez años, el panorama estaba muy jodido. No digo que ahora sea un camino de rosas, ni mucho menos. Queda mucho trabajo por hacer, pero hay una gran diferencia. Ahora los hombres se cortan mucho más. No sé si el cambio es genuino o por miedo a la cancelación, pero las burradas y agresiones que nos tuvimos que comer fueron muy fuertes y nos hicieron mucho daño. Aún tenemos un poco de trauma por aquello, sobre todo porque la mayoría vino de España.



7. ¿Creéis que habéis podido sentar un precedente?


Me llenaría de orgullo, porque siento que todo el trabajo que hemos hecho ha servido para algo. Inicialmente, era por sobrevivir y porque sabíamos que lo que estábamos haciendo era especial. Siempre tuvimos claro que seguiríamos con la banda por mucho que se nos criticara. Y me alegra haber contribuido con un pequeño grano de arena para que no sea un puto horror ser un grupo de chicas o una mujer en la industria de la música.


8. ¿Cuánto ha cambiado el sector desde que empezasteis a abriros paso hasta ahora?


Todavía hay mucho prejuicio por resolver. Queda mazo por hacer, pero estamos en el buen camino. Las mujeres sabemos cada vez más que no hay que tragar con todo, que se puede decir "basta". Creo que ahora hay más redes de apoyo y se nos escucha más. Es verdad que quienes toman las decisiones importantes siguen siendo hombres blancos, heterosexuales y mayores. El cambio tiene que llegar hasta allí y no solo quedarse en Twitter. Pero estoy positiva porque, considerando de dónde venimos, no ha pasado tanto tiempo en la historia. Diez años no son tanto para el cambio tan grande que ya veo.




9. ¿Cuál es el mantra que os acompaña en esta nueva era?


A tope con todo. Siempre.


10. ¿Algo que podáis adelantar del disco?


Se llama Viva Hinds, sale el 6 de septiembre y nos iremos de gira por Estados Unidos, Europa, Japón, Australia y España. Hemos trabajado muchísimo en este disco, hemos luchado, sacrificado y llorado mucho para poder sacarlo. Nos tiene absolutamente emocionadas.



Entrevista: Patricia Moreno.
Fotografía: Andrea Savall.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page